Blog TeamEQ_network of teams

La manera en la que trabajamos ha cambiado para siempre

Impulsando el cambio en todos los niveles de una organización

Este mes marca un aniversario importante: han pasado 12 meses desde que se anunciaron los primeros confinamientos y la estructura de nuestras vidas cambió de una manera que nunca podríamos haber previsto.  

Una de las principales transformaciones que todos hemos tenido que afrontar ha sido el impacto en la forma en que interactuamos y trabajamos juntos. La buena noticia es que, en general, las organizaciones han demostrado una resiliencia asombrosa y han logrado hacer frente a los desafíos de la crisis. La digitalización acelerada junto con el cambio al trabajo remoto ha satisfecho las necesidades cambiantes de las personas y de las organizaciones, reemplazando muchas de las cosas que antes dábamos por sentado en el lugar de trabajo.

Sin embargo, los cambios que deben realizar las empresas a medida que avanzamos hacia una era post-pandémica deberán ir más allá de un cambio organizativo. Necesitan profundizar, impactando la forma en que las empresas piensan en los roles de sus equipos a nivel estructural.

Un sistema de gestión basado en viejas metodologías, una jerarquía estática que busca uniformidad, burocracia y control, ya no será eficaz. En su lugar, debería haber un modelo que responda a las necesidades de los empleados, construido en torno a cuatro tendencias interrelacionadas: más flexibilidad, conectividad digital, inclusión y un enfoque en la autonomía y el bienestar del equipo.  

 

La organización del futuro

Para marcar el comienzo del futuro del trabajo, los líderes deben reimaginar los principios básicos de sus organizaciones. Las empresas deben hacerse algunas preguntas importantes: ¿Cuál es mi propósito principal? ¿Cómo podemos tener un impacto positivo en la sociedad? Y, ¿cómo podemos crear un espacio para nuestros empleados que los anime a involucrarse de manera confiable y abierta con sus líderes y entre ellos? 

 

TeamEQ_White Paper_Cómo el COVID-19 ha afectado la inteligencia colectiva de nuestros equipos en el 2020

 

Los modelos emergentes deben ser más creativos, receptivos y abiertos al aprendizaje en todos los niveles de la organización, así como más capaces de satisfacer las necesidades de una fuerza laboral cada vez más diversa. Las jerarquías se convierten en redes de equipos. Los flujos de información son más ágiles y transparentes. Y las empresas se vuelven más humanas: inspiradoras, colaborativas y capaces de proporcionar una experiencia de empleado más significativa y agradable.

Una mejor experiencia de los empleados significa equipos más motivados y de mayor rendimiento. Las organizaciones exitosas aprenden a crear experiencias personalizadas, auténticas y motivadoras que permiten que cada miembro de un equipo alcance su máximo potencial.

Para comenzar esa transformación, las empresas deben desarrollar una comprensión sistémica basada en los datos de la salud de su organización. La pandemia ha puesto de relieve el poder de la toma de decisiones rápida, ya que muchas organizaciones han tenido que moverse mucho más rápidamente de lo que habían previsto originalmente. En este caso, las plataformas digitales basadas en datos como TeamEQ se convierten en una herramienta esencial para anticipar, reaccionar e implementar el cambio.

Para tener éxito, la transformación cultural debe tocar todas las facetas de una organización: personas, procesos, estrategia, estructura y tecnología. Las empresas deben priorizar iniciativas que fortalezcan la capacidad de su organización de impulsar cambios en el liderazgo, la cultura y la experiencia de los empleados.

A medida que la organización del futuro toma forma, la tecnología digital ayudará a que la fuerza laboral sea más flexible y receptiva. Los RR.HH. y el liderazgo podrán utilizar los datos para priorizar la planificación estratégica de la fuerza laboral, la gestión del rendimiento y el bienestar de los empleados, así como construir una plataforma para aumentar la participación de los empleados. Al mismo tiempo, los líderes pueden impulsar el aumento de la transparencia, mejorar la experiencia de los empleados y realizar los cambios estructurales que marcarán una diferencia real en la eficacia de su organización.

En muchas maneras, los últimos 12 meses han sido una clara experiencia de aprendizaje para todos nosotros. Pero también han brindado una oportunidad para que las empresas aceleren el cambio hacia una organización más dinámica y emocionalmente receptiva. Una empresa que esté lista para entrar en un futuro post pandémico exitosamente.

Pide una demo hoy y descubre cómo TeamEQ puede ayudarte a impulsar un cambio sistémico en tu organización.

 

Ph: Getty (Forbes.com)

 

También te puede interesar…

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia.Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar