¿Qué tipo de líder eres tú?

Ser líder, puede ser arrollador y estresante. Por eso, en este post damos pistas sobre cómo detectar un buen líder, qué cualidades lo definen, cómo detectarlo (para contratar o promocionar). Es un rol que implica cumplir con tu propio trabajo de forma eficiente mientras te aseguras que tu equipo elige la manera más eficaz para desarrollar el suyo. Este requiere muchas habilidades y hemos hecho un resumen del libro ‘El líder resonante‘ crea más, escrito por tres expertos mundiales en el campo de investigación en inteligencia emocional.

Liderazgos más y menos resonantes

Los managers son necesarios dentro de una empresa y elegirlos con acierto significa más del 70% del éxito asegurado. Un mal líder causa pérdidas de tiempo, provoca que el personal se sienta descontento y quiera dejar el trabajo, y causa malestar general. A continuación encontrarás los 6 tipos de líder que se describen en el libro. Algunos son resonantes dentro de la organización y crean. Otros son disonantes y, por lo tanto, destruyen.

1. Líder visionario
El líder visionario es el que conduce su equipo hacia una visión compartida dejando que entiendan cual es este objetivo final. Pero sin obligar ni ordenar cómo conseguirlo. Eso da espacio a la innovación y, estos líderes, aceptan el error. Escuchan las propuestas de su equipo y deciden si son efectivas o no. Sin culpar por una mala idea. Ni juzgar. Además, hacen partícipes a los demás de la misión y visión de la empresa, algo que les involucra y les compromete con la empresa.

2.Líder coach
Los autores aseguran que es el liderazgo con mayor impacto en la cultura de la organización. Este tipo de líder trata de sacar lo mejor de cada empleado, como si fuera un entrenador profesional. Los autores afirman que el líder ha de potenciar las cualidades que diferencian a sus trabajadores en vez de tratar de corregir sus flaquezas. Se consigue, por ejemplo, con sesiones individuales. Son encuentros fructíferos para las dos partes, pero hay que evitar caer en el micromanaging, es decir, en intentar controlar detalles que corresponden a la labor de cada profesional. Esto acaba rebotando en contra del líder. En general, es un tipo de liderazgo positivo para la empresa, siempre y cuando se eviten los errores detallados más arriba.

3. Líderes que afilian
Afiliar significa incorporar o inscribir a alguien en una organización o en un grupo. Por lo tanto, es el tipo de líder que suaviza las relaciones entre los trabajadores. Es sociable y conoce a su equipo y a la gran mayoría del personal de la empresa y se asegura de limar las relaciones y asegurarse de que sean fluidas. Evita que los rencores obstaculicen la productividad. Es lo que funciona mejor  cuando, por el motivo que sea, se rompe la confianza en una compañía. Es también un tipo de liderazgo positivo para la organización.

TeamEQ_White Paper_Cómo el COVID-19 ha afectado la inteligencia colectiva de nuestros equipos en el 2020

4. Líder democrático
La democracia consiste en tomar una decisión mediante una votación. Eso conlleva que los empleados se impliquen en el resultado, pero si se pone en práctica para todo tipo de decisiones, se diluye la confianza hacia un líder. Él es quien toma las decisiones para llevar el equipo hacia el resultado deseado y se puede emplear una votación para un momento puntual en el que sea muy difícil elegir una opción u otra y nos queramos beneficiar de la sabiduría de tu equipo. Pero no se puede hacer una votación para cualquier decisión. Sin embargo, utilizar esta estrategia repercute también positivamente en la cultura de la empresa.

5. Líderes por objetivos
Este tipo de liderazgo, afirman los autores, es disonante y causa un impacto negativo en la empresa. ¿Por qué? Pues bien, se limita a imponer fechas límite y a marcar objetivos sin entrar en guías que simplifiquen la labor ni en un soporte día a día. Además, no tienen reparos en acusar de bajo rendimiento si no se consigue lo deseado. Quieren que el equipo sepa como hacerlo y lo haga como ellos esperan que sea hecho, sin dejar espacio a la creatividad.
Este tipo de liderazgo se asocia, por lo general, a empresas que sobrecargan y acaban quemando. Puede que consigan resultados a corto plazo, pero a largo plazo, es una forma de trabajar que daña la moral.

6. Líderes que mandan
Este es también un tipo de liderazgo negativo, puesto que la palabra mandar se asocia a conceptos como miedo e inseguridad. Un líder que confía en sus propios recursos y capacidades no ordena ni manda, sino que comunica, motiva, guía, escucha y es compasivo. No obstante, el líder que manda, se muestra frío y distante. En vez de premiar, critica los fallos. Es un comportamiento que perjudica a la empresa. A pesar de que es un tipo de modus operandi eficiente solo en momentos de crisis, los autores del libro constatan que todavía es el más habitual.

¿A qué tipo de liderazgo estás acostumbrado? ¿Qué tipo de líder eres tú? Déjanos tu comentario y comparte con tus amigos si te ha parecido interesante. ☺

Sobre los autores del libro
Los tres escritores de este libro son los líderes en el campo de investigación de la Inteligencia Emocional, y son:

Daniel Goleman, quien ha publicado otros títulos como Inteligencia Emocional  y, además, es también codirector del Consortium for Research on Emotional Intelligence in Organizations en la Universidad de Rutgers.

Richard Boyatzis,  catedrático de comportamiento organizacional y profesor invitado de ESADE.

Annie McKee, autora de libros de negocios que han sido récord de ventas en todo el mundo, asesora de líderes globales, de CEOs de las cincuenta compañías con más fortuna y de Gobiernos Oficiales de África del Sur.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia.Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar